AESP : abril, 2015

AESP - Foto de Familia

Influencia de las Políticas Familiares sobre el cuidado de niños en el Bienestar social

Las necesidades en los domicilios crecen en lo referente a la necesidad de Conciliar la vida Familiar, Personal y Laboral y al cuidado de niños y más concretamente en lo relativo a la primera infancia.

Dentro de las políticas familiares que podemos encontrar en este sentido, hallamos la coexistencia de distintos modelos que podrían  reagruparse en función del modo en que se orientan las políticas familiares, según estén más orientadas hacia que el cuidador ( que suele ser la mujer), entre o vuelva al mercado laboral, por lo que el objetivo de estas políticas es aumentar la oferta en materia de cuidado externo suministrado bien por los servicios sociales estatales o bien por el recurso a los servicios privados (“desfamiliarización”) , o bien que las políticas se focalicen en el cuidado parental, lo que se hace reduciendo sus responsabilidades laborales a través de bajas y permisos mare/parentales  (“refamiliarización”)  o una mezcla de ambas.

Igualmente, influye en qué medida nos encontramos ante políticas familiares flexibles, es decir, políticas que permiten alejarse del modelo tradicional del padre proveedor de la familia y la madre cuidadora.

Finalmente, en el caso de promover la oferta de servicios para la conciliación, es interesante observar si dicha oferta se centra en la provisión a través de la red de servicios sociales o bien, también se apoya a los proveedores privados a través de medidas que estimulen la demanda de dichos servicios.

Así, contemplando estas variables,  podemos reagrupar los países en función de las pautas elegidas de sus políticas familiares.

Encontramos entonces varios ejemplos que son de interés puesto que nos pueden aportar datos sobre ciertas interrogantes que se nos plantean a la hora de ver en qué medida los diferentes tipos de políticas familiares influyen en cuestiones que importan a nuestra sociedad, como es el índice de natalidad, la empleabilidad de las mujeres, el bienestar de todos los miembros de la familia y otros factores que interactúan entre si y van estableciendo un modelo de sociedad.

En el caso de España, que podemos considerar como país tradicional mediterráneo con una tendencia en sus políticas familiares hacia la refamiliarización, encontramos que es uno de los países de la UE27 que menos ayudan a la familia. España sigue aplicando una ayuda por hijo a cargo con una cuantía de 291 €/año para rentas inferiores a 11.519,16€, para 2014; muy alejada de la media que se le destina en Europa.

Read more

Back to Top